Traductor

Páginas vistas en total

jueves, 18 de diciembre de 2014

Los "Reales"

      Hoy quiero dedicar otra entrada a mis queridos personajes porque creo que es una parte esencial de la escritura. Aquellas personas que, por alguna razón, el destino cruza en nuestro camino y que se convierten en una parte esencial de nosotros mismos.
      Pero no hablaré de los que son totalmente buenos ni de los que parecen una personificación del demonio. Quiero hablaros de esos personajes que se encuentran en un punto intermedio, que tienen una razón por la que se comportan de un modo o de otro. Esos personajes son los que más se acercan a la vida real, porque son como nosotros, porque se dejan llevar por sentimientos y pasiones en lugar de comportarse de ese modo porque su creador lo que ha querido así. Pondré un ejemplo.
      No sé si habréis leído Alas de Fuego de Laura Gallego, bueno pues si no es así os diré que su protagonista, Ahriel, es el perfecto ejemplo de lo que os estaba diciendo. Os cuento: Ahriel es el ángel guardián de una reina bastante...digamos "repelente", y ella siempre se había mantenido impasible ante las emociones y había reprimido sus sentimientos porque los ángeles no podían dejarse llevar por ellas. Entonces sucede algo y se ve obligada a dejarse llevar por ellas y ahí se ve una clara evolución del personaje, que es lo más interesante de este tipo de personajes. Os recomiendo que lo leáis.
     Personajes como éste son los que todos terminamos amando, porque nos sentimos, en cierto modo, identificados con ellos porque, ¿quién nunca se ha dejado llevar por una pasión? Todos cometemos errores, el pasado nos condiciona y a este tipo de personajes "reales", también. Si todos fueran prototipos planos los libros se convertirían en superficies lisas, incapaces de hacernos reaccionar. Por eso, siempre viene bien meter algún "real" en nuestros escritos para darle mayor intensidad. El lector termina queriéndolos más y algunos escritores (entre los que me encuentro yo), también.
      Aunque si bien son los más queridos, también son los más difíciles de crear. Ya no es solo darles un aspecto o colocarles en un bando (bueno o malo), hay que indagar, ver qué hay más allá de su comportamiento, hay que construir primero su historia y después entender cuál es su relación con la trama principal. Es más complejo pero mucho más efectivo y, tal vez, así consigas que algunos lectores lleguen a comprender, incluso, a los villanos de la historia. Nadie puede juzgar a otra persona sin conocerla y, después de hacerlo, quizá comprenda su modo de actuar.
      Así, pueden darse casos en los que los malos se vuelven buenos y viceversa. Puedes dar un giro a la trama y encaminarla hacia otro lado. Si los personajes fueran planos, no tendría sentido. Uno no cambia porque haya habido alguien que se haya quedado sin ideas y haya decidido que seas cruel. No. Cambias porque algo ha hecho que lo hagas.
      Pues igual con los personajes. Vale que estás escribiendo y que tú decides lo que pasa, pero se supone que debes disimularlo un poco y no plasmar en la hoja que ese día no sabías qué hacer y giraste la trama porque estabas atascado. No. Hay que evitarlo. Qué fácil es hablar, ¿no? La práctica es lo más difícil y los momentos en los que te atascas y no sabes cómo seguir son los peores. Tienes ganas de escribir y no sabes cómo. Pues para eso hace falta planificación. Puedes prevenir ese tipo de fallos haciendo a los personajes planos al principio de la historia y luego darles profundidad, pero cuidado. Antes de ponerte a escribir como un poseso lo que será tu "obra maestra", tienes que descubrir la vida de ese personaje, darte tiempo para conocerle. «Pero es aburrido», dirás. No tiene por qué. Su historia puede ser tan entretenida como la principal. Solo date tiempo, que seguro que ambos termináis conectando. Puedes escribir toda su vida o centrarte en alguna parte. En cualquier caso, luego o hace falta que cuentes todo en la trama principal, tal vez baste con un par de flash-backs.
      En cualquier caso, y sin alargarme más, creo que tanto la lectura como la creación de esos "reales" es un proceso muy interesante y un buen modo de desarrollar la empatía. Ponerte en su lugar y dejar a un lado tu forma de ser para describir cómo se comportaría él, dejar que se lleve por sus instintos, que los retenga, que odie, ame, llore, luche... hacer que los personajes sean algo más que seres planos, hacer que tomen vida y se conviertan en una parte esencial de la nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie