Traductor

Páginas vistas en total

jueves, 18 de diciembre de 2014

LA COSTILLA DE EVA (parte 6)

          Entonces reconozco a esa señora de pelo negro y ojos melados. Mi cuerpo me parece demasiado pesado como para sostenerlo por mucho más tiempo. Caigo de rodillas. No lo puedo creer. Siempre pensé que mi madre estaba muerta, que me encontraba sola en el mundo con la única compañía de mi abuela, la mujer que llevaba empeñada en que me sometiera al sistema desde que tengo uso de razón. El llanto no tarda en aparecer. Estoy confundida.
            —Estabas muerta—musito, llevándome las manos al rostro.
            Alguien posa su mano en mi hombro, una piel suave y cálida. Un recuerdo lejano, esa misma sensación. Después se agacha junto a mí y me abraza, sin poder parar de repetir mi nombre. Yo huelo su pelo y lo acaricio mientras creo estar viviendo un sueño del que no tardaré en despertar, de nuevo en la tribuna. Tal vez sólo sea un delirio producido por el golpe, es demasiado perfecto para ser cierto. Los minutos pasan y continuamos abrazadas sollozando. Cuando nos separamos, ella me mira de arriba abajo y me acaricia la cara. Por primera vez, no me importa que me toquen y correspondo su caricia con una sonrisa.
            —Ettie, yo…
            Antes de terminar la frase, de la casa aparecen dos pequeñas figuras que tienen algunas características similares a las mías.
            —¿Quién es esta, mamá?—suelta el que parece el mayor de ellos.
            —Soy Ettie—respondo, segura de que en cuanto sepan mi nombre me reconocerán.
            —¿Quién?—pregunta el pequeño buscando alguna explicación en Shiros.
            —Soy yo…vuestra hermana.
            Ellos me miran como si creyesen que se trata de una broma. Trato de encontrar una respuesta tranquilizadora en mamá. No la hallo. Ella agacha la cabeza temiendo cómo reaccionaré a lo que tiene que contarme. No hace falta que lo diga. No soy tonta. Los años no pasan en vano y es inútil intentar recordar a alguien que ya no volverá y mucho más difícil hablar de él. Lo sé. Sin embargo, me aparto de ella con brusquedad, me pongo en pie y salgo corriendo. Necesito estar sola y pensar.
            No sé a dónde me dirijo. No hay ningún camino o señal que me diga a dónde llevarán mis pasos. Solo una fila de antorchas que iluminan la oscuridad de la cueva. La sensatez me dice que pare y yo la obedezco. Afortunadamente, todavía veo las casas. Me siento y miro a mi derecha, donde hay una laguna subterránea a la que vierte una pequeña cascada. Me acerco y miro mi reflejo, que no tarda en llenarse de lágrimas. Todavía tengo restos del maquillaje de esta mañana, la cinta dorada que decoraba mi pelo y la espada colgada a la espalda. La túnica está hecha jirones y las sandalias se han roto. Sacudo el agua para que desaparezca mi reflejo y me lavo la cara. El agua está fresca y eso me alivia. Después, me quito la cinta y la arrojo al agua junto con la espada.
            Supongo que han pasado varios minutos y continúo llorando, sin poder evitarlo. Hasta esta mañana yo solo era una chica huérfana que vivía con su abuela e iba a hacer un sacrificio como las demás. Y ahora, resulta que tengo un padre y que mi madre ha estado viva todo este tiempo, que han estado aquí y nunca han hecho nada por encontrarme. Además, tienen otros dos hijos a los que ni siquiera les han hablado de mí. Mi llanto se convierte en ira, y la expulso lanzando varias piedras al agua. Sigo confundida. ¿Por qué nadie me dijo que tenía una familia en alguna parte? ¿Por qué me lo ocultaron? Mi vida está basada en mentiras. Me hago un ovillo y sigo sollozando. Escucho unos pasos a mi espalda.
            —Seas quien seas, vete. ¡Quiero estar sola!—digo. El recién llegado se ríe.
            —Vete tú si te molesta—responde. Su voz me resulta conocida.
            Ambos estamos en silencio y sólo se escucha el rozar de unas prendas contra una roca. Yo hago esfuerzos por controlar mis sentimientos, pero me es imposible.
            —¿Y a ti que te pasa?—me espeta. Alzo la cabeza y me vuelvo hacia él, que me reconoce de inmediato y yo también a él—¿Y tú que haces aquí?
No sé cómo no he podido distinguir al chico de ojos verdes que me tiró escaleras abajo esta misma mañana. Tiene el pelo rubio y unos ojos azules que me cautivan desde un primer momento. Siento algo extraño dentro, algo que nunca antes había experimentado. No sé lo que es. Solo sé que me gusta.
            Necesito desahogarme y esta es mi ocasión. Le cuento todo lo que me ha ocurrido desde que se marchó por la ventana y, para mi sorpresa, aguarda hasta que termino sin hacer ningún comentario.
            —¿Y por qué estás triste?—me pregunta.
            «¡Tú eres tonto!», me dan ganas de gritarle, aunque no lo hago. Después de todo, me ha estado escuchando. El primero que lo hace desde que murió mi nodriza Marla hace seis años.
             —¡Mi vida es un engaño! ¡Quieres más razones!—le digo, intentando no parecer muy brusca. Él se ríe.
            —Lo que quiero decir es que, en todo lo que me has contado, no hay nada malo. Deberías alegrarte por ello.
            Me mantengo en silencio. Sé que tiene razón, que no hay motivos para mi desdicha, pero me cuesta alegrarme por algo que me ha hecho ver que toda mi vida ha estado llena de mentiras. Como respuesta encojo los hombros y me seco las mejillas. Por fin he dejado de llorar. Sus palabras han conseguido calmarme y empiezo a preocuparme por otros problemas que, hasta entonces, he considerado como menores. Me doy cuenta de que estoy cansada, que mi dolor de muñeca y de nuca siguen ahí, y que tengo la boca seca y el estómago vacío.
            —Tal vez deberías volver con ellos—yo niego con la cabeza y él continúa hablando—. Pues ven conmigo a casa de la vieja Pemba; seguro que no le importará uno más.
            —¿E irme a casa de un desconocido?—entonces frunzo el ceño.
            —Pues me llamo Peter—responde mientras se incorpora y me ayuda a hacerlo a mí.
            —¿Por qué me ayudas?—le pregunto.
            —¿Y qué más te da? Aunque si prefieres quedarte aquí sola…
            Sus argumentos no son convincentes, pero su sonrisa sí, por lo que me veo volviendo  a través de la vía que me condujo al lago, acompañada por Peter, el chico que casi me mata esta mañana y que saltó por la ventana.


CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie