Traductor

Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LA COSTILLA DE EVA (parte 2)

          En ese momento escucho el relinchar de un caballo y saco la cabeza por la ventana para comprobar de quién se trata. Al ver que es el carro dorado que me llevará al templo, me dan ganas de lanzarles un cubo de agua y gritarles que se marchen, pero no lo hago. Antes de salir me pongo un medallón dorado con un número grabado, el 666, y una S en la parte de atrás, al que le falta un pedazo en la parte inferior y que, una vez perteneció a mi madre. Mi abuela protesta a media voz al ver que pienso llevarlo puesto durante la ceremonia, aunque no dice nada porque sabe que es lo único que me queda de ella y que sería inútil intentar que me lo quitara. Bajo las escaleras hasta el patio con la cabeza alta y monto con mi abuela en la plataforma sin decir palabra.
            Se ponen en marcha una vez nos hemos acomodado y yo me tengo que agarrar a la superficie de metal para no caer. En cuanto salimos de la villa en la que vivimos, aparecen dos series de casas de piedra de una planta con jardín. Mi abuela disfruta del paisaje y yo intento hacer lo mismo, sin conseguirlo. Si se hubiera tratado de otra ocasión, tal vez lo hubiera hecho, pero hoy no. Todas nos saludan al pasar junto a ellas. Mi abuela dice que lo hacen por respeto y agradecimiento y yo pienso que solo lo hacen por obligación. ¿Agradecimiento? ¿De dónde se sacó eso? Nadie la debe nada ni a ella ni al Consejo, más bien al revés. Deberían dar gracias de que una noche la plebe no les prenda fuego a sus hogares. Pese a mi postura, que como de costumbre es bastante diferente a la de mi abuela, comprendo por qué lo hacen. La última vez que una plebeya se atrevió a no saludar, no quedaron de ella ni la suela de sus zapatos.
            En una hora hemos llegado a las escalinatas que dan acceso al templo. Allí hay una gran multitud de chicas de mi edad que, al igual que yo, harán el sacrificio. Todas están conformes y sonríen satisfechas, sabiendo que por fin su opinión será escuchada y que podrán llamarse mujeres. Yo me pregunto, ¿qué importa eso? Si creen que se les tendrá en cuenta a la hora de tomar decisiones se equivocan. En Kadinlar el único que tiene poder es el Consejo. Si no formas parte de él, ya puedes ir olvidándote de decidir.
            Busco el final de la cola y no soy capaz de encontrarlo. Cuando voy a echar a andar hacia él, mi abuela me detiene.
            —Eso es para el pueblo llano. Tú lo harás después de presenciar los demás—mientras habla, me empuja hacia los escalones.
            Casi había llegado a olvidar que mi abuela forma parte del gobierno, al igual que su madre y al igual que yo estoy destinada a hacerlo. Los puestos son hereditarios. ¡Y luego hablan de igualdad de decisión y de «mujeres libres»! ¡Si ya!
            Cuando estamos en la entrada del templo, escucho unos gritos y unos pasos apresurados. Antes de darme cuenta, alguien me empuja y los dos caemos rodando hasta la parte de abajo. Siento cómo mi cabeza se golpea contra el último escalón y, antes de perder la consciencia, miro hacia arriba y veo los ojos verdes de un chico de mi edad. Luego todo se vuelve oscuro.
            Me despierto en una sala amplia, con lujosas cortinas bordadas en oro y varios candelabros iluminando las entradas. Una a mi derecha y la otra detrás. A la izquierda hay un balcón que, a pesar de no poder ver pues está cubierto por una cortina, estoy segura de que dará a la tribuna que hay en el campo de sacrificios. La habitación tiene pocos muebles; además del diván en el que estoy recostada, solo hay un par de sillas de madera y una mesa con un pequeño banquete. La cortina se agita y escucho que alguien se acerca por lo que vuelvo a cerrar los ojos.
            —Siempre tiene que dar el espectáculo—escucho, y reconozco que se trata de la voz de mi abuela.
              —Isthar no ha tenido la culpa esta vez—la que responde es Iara, la presidenta del Consejo.
            Iara me acaricia la mejilla y noto su gélida piel que me dan ganas de morder. Si hay algo que deteste por encima de todo es que me llamen por mi  nombre completo del que, pese a las continuas insistencias de mi abuela, a mí me parece el de una asesina que exige que las demás también tengamos que serlo. No, yo no soy como ella y, por mucho que sea una diosa, jamás querré parecerme. Hace tiempo que decidí que si alguien quiere algo de mí que me llame Ettie y si no, ¡que no me llame!
            —¿Y la cara de boba que se le ha quedado cuando ese yasak ha caído encima suya?—insiste mi abuela.
            Sé que siempre tiene algo que reprocharme pero podía dejar de hacerlo en público. Yo no voy soltando las estupideces que me dice a lo largo del día cuando estoy con mis amigas, aunque, la verdad, no tengo nadie a quien contárselas. ¡Pero esa no es la cuestión! Me he caído por unas escaleras, ¿acaso importa más la actitud que haya mostrado ante aquel chico que el golpe que podría haberme matado?
            —Es que no está acostumbrada a ser un personaje público. Verás cómo dentro de unos días y después de la instrucción no vuelve a poner esa cara.        
            —¿Qué instrucción?—intervengo, abandonando mi propósito de hacerme la dormida.


CONTINUARÁ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Frase del mes

Frase del mes

Mi pequeña biblioteca

  • Alas de fuego. Laura Gallego
  • Alas negras. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, el valle de los lobos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la llamada de los muertos. Laura Gallego
  • Crónicas de la Torre, la maldición del Maestro. Laura Gallego
  • Crónicas de la torre, Fenris, el elfo. Laura Gallego
  • Cuatro muertes para Lidia. Enrique Páez
  • Donde los árboles cantan. Laura Gallego
  • Días de lobos. Miguel Luis Sancho
  • El Principito. Antoine de Saint-Exupéry
  • El diario de Ana Frank
  • El libro de los portales. Laura Gallego
  • El príncipe destronado. Miguel Delibes
  • Erik, hijo de Árkhelan, el ejército en la sombra. Miguel Ángel Jordán
  • Erik, hijo de Árkhelan, justicia y honor. Miguel Ángel Jordán.
  • Erik, hijo de Árkhelan.El amanecer del guerrero. Miguel Ángel Jordán
  • Hoyos. Louis Sachar
  • La crónicas de Narnia, el león, la bruja y el armario. C.S.Lewis
  • La mil y una noches
  • La tejedora de la muerte. Concha López Narváez
  • La vida es sueño. Calderón de la Barca
  • Las crónicas de Narnia, el caballo y el muchacho. C.S.Lewis
  • Las crónicas de Narnia, el sobrino del mago. C.S.Lewis
  • Niyura, la corona de los elfos. Jenny-Mai Nuyen
  • Uhlma, el ciclo de la fuerza. Miguel Ángel Jordán
  • Uhlma, el mundo de los sueños. Miguel Ángel Jordán
  • Una habitación en Babel. Eliacer Cansino

Premios

Contacto

Purple Bow Tie